50 años Priorato y Colegio Seminario San José

50 años del Priorato y Colegio Seminario San José

Hace cincuenta años llegaron los primeros monjes que iniciaron este proyecto de Dios en el Departamento de Sololá. La misión comenzó con tres objetivos: fundar un monasterio benedictino, fundar una Escuela y ayudar a los pobres. Por 26 años los monjes benedictinos hicieron realidad estos objetivos en Sololá; y por 24 años los hemos hecho realidad en el Departamento de Quetzaltenango.
Las semillas de fe, esperanza y caridad están regadas en los 22 Departamentos de Guatemala. Cientos de nuestros exalumnos están trabajando en diferentes espacios de la sociedad guatemalteca, y nunca olvidan el “ora et labora” enseñado por los monjes benedictinos durante sus años de formación.
Durante estos 50 años de presencia benedictina en Guatemala muchas cosas han pasado. Ha habido momentos tristes, pero han sido más las satisfacciones de quienes hemos caminado algunas décadas en el Priorato y Colegio Seminario San José. Esta obra iniciada en el nombre de Dios, aún está en pie. Quienes actualmente integramos este monasterio benedictino, vemos el futuro con fe y esperanza. Estamos seguros, que a pesar de ser un número muy pequeño de monjes, el Priorato San José, el Colegio Seminario San José, Santa Escolástica Café y la Escuela de Español San José, son un proyecto querido y amado por Dios confiado a nuestras manos.
Comenzamos esta nueva etapa de la historia con muchos retos. Pero tenemos la fe firme de que “en el nombre de Dios”, estos retos se conviertan en oportunidades para hacer de este monasterio benedictino, un espacio para transformar la vida de miles de hombres y mujeres en Guatemala y en otros lugares del mundo.

Anuncios

Requistos para ser monje benedictino

Si desea hacer una experiencia sobre la vida monástica benedictina en nuestro Priorato San José de Quetzaltenango, no dude en comunicarse al 77670774, o bien puede dirigirse a: 7 Av. 3-48, zona 9, Final Colonia La Floresta, Quetzaltenango, Guatemala, C.A. Los más importante es que usted QUIERA SER MONJE.

Las etapas de formación son las siguientes:

  1. Aspirantado: si ya ha terminado alguna carrera de Diversificado puede visitarnos durante algunos fines de semana, luego puede hacer una experiencia de unos tres meses como huésped. Durante este tiempo comparte con la Comunidad en las diferentes actividades programadas: oraciones, comidas, trabaja en limpieza y en el campo; comparte la vida comunitaria.
  2. Postulantado: luego de algunos meses de convivir con la Comunidad, usted puede hacer su solicitud por escrito para comenzar la Etapa del Postulantado. Esta etapa dura uno o dos años; todo va a depender de su fidelidad y responsabilidad en la comunidad.
  3. Noviciado: es una etapa para vivir en comunudad. Dura un año. Durante el Noviciado, vive en la Comunidad, estudia algunos cursos de Historia de la vida monástica, las Constituciones y Estatutos de la Congregación Suizo-Americana a la que pertenece nuestro Priorato San José. Estudia la Regla de San Benito.
  4. Juniorado: Una vez terminado el Noviciado, se hacen los Votos Temporales por tres años. Luego de este tiempo de reflexion se hacen los Votos Solemnes o Perpetuos. Durante el Juniorado, normalmente estudia Filosofía y/o Teología en el Seminario que el Superior elija.

Cualquier duda que tenga la puede hacer al siguiente correo: prioratosanjosexela@gmail.com. Será un gusto atenderle.

P. Orlando

Ora et labora (Ora y trabaja)

                                                          Ora et Labora (Orar y trabajar)

San Benito de Nursia fue llamado “el padre de Europa”, por la influencia de su estilo de vida en todo el continente europeo.
Para mí la espiritualidad desde la Regla de San Benito no consiste en una manual de principios ascéticos, sino en un modo de ser y estar en el mundo con todo lo que hay el mismo. Algunos autores afirman que la Espiritualidad benedictina es la espiritualidad del siglo XXI, ¿por qué? porque aborda los problemas de nuestro tiempo: el servicio, relaciones humanas, autoridad, la vida de comunidad, el trabajo, la humildad y la oración. La Espiritualidad benedictina es más un modo de vida, un estilo de vida, una actitud mental que un conjunto de normas. La Regla de San Benito tiene una lógica de la vida ordinaria.
Y el Señor, que busca su obrero entre la muchedumbre del pueblo al que dirige este llamado, dice de nuevo: ¿Quién es el hombre que quiere la vida y desea ver días felices? Si tú, al oírlo, respondes “Yo”, Dios te dice: “Si quieres poseer la vida verdadera y eterna, guarda tu lengua del mal, y que tus labios no hablen con falsedad. Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela”. Y si hacen esto, pondré mis ojos sobre ustedes, y mis oídos oirán sus preces, y antes de que me invoquen les diré: Aquí estoy. ¿Qué cosa más dulce para nosotros, carísimos hermanos, que esta voz del Señor que nos invita? Vean cómo el Señor nos muestra piadosamente el camino de la vida.
En este breve texto del Prólogo de su Regla vemos claramente que la Espiritualidad benedictina, como mencionaba antes, es un modo de ser y actuar con Dios y los demás, a través de pequeñas prácticas el amor a la vida, guardando nuestra lengua del mal, nuestros labios de la falsedad, apartándonos del mal. Este es el camino de la vida. La respuesta a vivir la espiritualidad benedictina en un monasterio es personal. Yo soy el que quiera la vida y desea la felicidad. ¿Hay vida después de la muerte?, preguntó en una ocasión un discípulo a un venerable maestro. Y éste contestó: La gran pregunta espiritual de la vida no es si hay vida después de la muerte. La gran pregunta espiritual es si hay vida antes de la muerte. San Benito está plenamente convencido de que la vida vivida plenamente es una vida vivida en dos planos: atención a Dios y al bien de los demás.
San Benito nace en el 480 d. C. y muere aproximadamente en el 547 d. C. Y nace en una familia de clase media. Pero viendo el desorden moral de su tiempo, decide irse a una montaña: Subiaco, en Roma, en donde funda su primer monasterio. Actualmente está el monasterio, pero también es un lugar turístico. Desde ese momento Benito comenzó a guardar el equilibrio entre oración y trabajo. Esta es también una invitación para los laicos, quienes tienen que guardar y equilibrio entre oración y el trabajo. Las consecuencias de no guardar este equilibrio son graves.