Se es mosca cuando…

                                                                      ATRÉVETE

                                 Se es mosca cuando…

Una mosca es un “insecto díptero, muy común y molesto, de seis milímetros de largo, cuero negro, cabeza elíptica, más ancha que larga, ojos salientes, alas transparentes cruzadas de nervios, patas largas con uñas y ventosas, y boca en forma de trompa, con la cual chupa las sustancias de que se alimenta”, (RAE, 2014)

Una abeja es un “insecto himenóptero, de quince milímetros de largo, color pardo negruzco y con vello rojizo. Vive en colonias, cada una de las cuales consta de una sola hembra fecunda, muchos machos y numerosísimas hembras estériles; habita en los huecos de los árboles o de las peñas, o en las colmenas que el hombre prepara, y produce la cera y la miel” (RAE, 2014).

En pocas palabras una mosca es un animal “cae mal”, porque anda por todos lados, se para en lo peor y eso peor es depositado en su plato de comida. Se le espanta y vuela rápido, pero pronto vuelve a aparecer. Si se está en un restaurante, se llama al mesero para que haga algo, éste viene y pone una velita sobre la mesa para ahuyentar al inquieto animalito, pero los esfuerzos son en vano. Son fastidiosas, sucias, necias y producen enfermedades.

En cambio una abeja, trabaja arduamente, busca las mejores flores, les extrae el néctar y lo deposita en  el panal para producir miel. Luego, el apicultor la procesa, la lleva a los supermercados para que la compren las personas y se alimenten.

En la sociedad actual nunca hacen falta personas que tienen el perfil de una mosca: hacen daño, se aprovechan de los demás, ejecutan planes macabros, andan llevando su veneno de un lado a otro y “se suben a su macho y quien los baja”.

Las instituciones públicas y privadas necesitan personas que llenen el perfil de una abeja: optimistas, proactivas, practicantes de valores, con ética profesional y que siempre estén dispuestas a dar lo mejor de sí mismas.

Las abejas producen miel; las moscas enfermedades. El don de la vida sirve para endulzar y no para contaminar la vida de los otros. Sin embargo, esta comparación no mucho agrada, porque a nadie le gusta que lo confronten y que le digan que es una mosca. Pero cuando se usa le lengua para destruir, para chismear y para hablar a las espaldas de las personas que conocemos, se está llenando el perfil de una mosca.

Entonces, la mejor persona no es la que tiene tres, cuatro o cinco maestrías; “parecen amaestrados” (Raúl Calderón Tello). La mejor persona es la que habla con la verdad y es transparente como el agua. Y es que el hábito no hace al monje. Las apariencias engañan. Es sano hablar cuando se tenga que hablar, y callar cuando se tenga que callar. Hay que tener claro que nadie es monedita de oro para caerle bien a todos. Pero si le juzgan y critican sin conocerle, no se preocupe, porque los perros ladran cuando desconocen a las personas.

 

 

Anuncios

Autor: PadreOrlando Pérez, OSB

Perseverante y tenaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s