El sentido de la muerte

El sentido de la muerte

En este camino de la vida, hombres y mujeres nos topamos con dificultades familiares, académicas y laborales; nos topamos también con enfermedades terminales, accidentes de toda índole, incluso con realidades misteriosas como la “muerte”; ante la muerte no se puede hacer nada.

Los problemas mal manejados generan en nosotros angustia y desesperanza, porque no les vemos ninguna salida; y poco a poco nos hacen creer que esta vida no tiene sentido.

El centrarse demasiado en lo negativo, el ver esta vida con lentes negativos y depresivos no nos permite ver lo positivo, la parte optimista de la vida misma. Los problemas mal enfocados o vistos con lentes oscuros van a provocar sentimientos confusos con tendencia a la amargura.

A las realidades antes mencionadas se agrega una más, ante la cual no se puede hacer mayor cosa, más que esperar que llegue: esta es la realidad de la “muerte”. Entre los muchos posibles de esta vida este es el único “posible” ante el cual es imposible hacer algo, más que orarle al autor de la vida.

Hay quienes piensan que la muerte cierra el paso a la vida, es decir, que, al morir, ahí se acabó todo. Entonces para qué trabajar tanto, para qué prevenir cánceres u otras enfermedades si de todos modos me voy a morir. Al asumir una actitud así, lo que estoy haciendo es apresurar la venida de la muerte, e irme antes de tiempo.

Fernando Savater en su libro Las Preguntas de la vida afirma: “Pero morirse no es cuestión de viejos ni de enfermos: desde el primer momento en que empezamos a vivir, ya estamos listos para morirnos, porque como dice la sabiduría popular: Nadie es tan joven que no pueda morir ni tan viejo que no pueda vivir un día más. Montaigne decía: no morimos porque estemos enfermos sino porque estamos vivos.

Hoy quiero agradecerle al Dios de la vida por este don tan maravilloso que nos ha dado. Que el no saber nada de lo que pasa después de la muerte física no nos provoque angustia. Tenemos que vivir cada día con la seguridad de que después de esta vida física hay una vida eterna con Dios.

La primera lectura (Mac 7, 1-2. 9-14) nos ilustra el sentido de la muerte con el ejemplo de estos 7 jóvenes que son asesinados por no querer comer carne de puerco; afirman: estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres; el rey del universo nos resucitará a una vida eterna, puesto que morimos por fidelidad a sus leyes; vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se tiene la firme esperanza de que Dios nos resucitará”.

Por su parte Jesús afirma: “En esta vida, hombres y mujeres se casan, pero en la vida futura, los que sean juzgados dignos de ella y de la resurrección de los muertos, no se casarán ni podrán ya morir, porque serán como los ángeles e hijos de Dios, pues él los habrá resucitado…porque Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”. La alianza del Dios vivo es con la vida y con hombres y mujeres vivos.

Disfrutemos esta vida, vivamos cada día como si fuera el primero, el único y el último día. Tenemos que testimoniar la certeza de la esperanza de una vida eterna con Dios. Hoy tengo la oportunidad de prepararme para experimentar una muerte con sentido y ser un hijo, una hija de Aquel que dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida.

Anuncios

Autor: PadreOrlando Pérez, OSB

Perseverante y tenaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s